La capacidad de Adaptación

La Adaptación es la cualidad personal más importante de nuestro tiempo. Y entrenarla requiere trabajar en las actitudes mentales, la motivación, en eliminar procedimientos que no estorben y desgasten, y en reforzar comportamientos, actitudes e ideas que quieran, de forma constructiva, reinventar la realidad del momento.

El centro del cambio de toda organización y de toda sociedad está en las personas, en su libertad, en el uso de su talento, en su capacidad para visualizar y ejecutar soluciones a problemas complejos y difíciles de abordar. Y ese talento y esas capacidades no se desarrollan de forma óptima en el modelo de gestión al que estamos acostumbrados.

Entrena a tu equipo, a ti mismo y a toda tu red para resolver constantemente preguntas y detectar oportunidades en las que adentrarse. Aprovéchalo! Si quieres surfear la ola desde la arena, seguro que no llegarás. Para marcar la diferencia, hay que meterse en el agua y detectar cuándo viene y cómo la tienes que sortear.

Necesitamos crear el clima necesario para que la experimentación intelectual de nuestra gente sea un fenómeno habitual. Será imposible generar avances importantes a menos que la gente esté dispuesta a explorar nuevas opciones de forma “poco ortodoxa”.

Vivimos y viviremos aún más en un mundo donde es improbable que el futuro refleje el pasado. Nada del pasado retorna. El parámetro que realmente importa es el coste de la adaptabilidad de cada decisión. O somos adaptables y creamos organizaciones que nos lo permitan ser, o estamos condenados a sufrir. 

En la empresa, deberíamos preocuparnos cuando veamos que ésta pasa de la innovación a la mejora…o de la exploración a la explotación. Cuando la disciplina, la obediencia y el cumplimiento exhaustivo de las normas es el foco principal…mal vamos. La eficiencia, mal gestionada, puede matar tu capacidad de adaptación y con ello sacarte afuera.

Para afrontar la adaptación necesaria, es requisito:

  1. Humildad. No lo hecho hasta ahora es válido. Cuando escuchemos eso de “así es como funciona esto, así lo hemos hecho siempre…” debemos contrarrestarlo con un “hasta que dejamos de hacerlo”. Ésta es una lección que aprendemos casi todos los días. Otra cosa es que queramos o no reconocerlo.
  2. Honestidad. Valorar a los que vienen con ideas incómodas, pero trabajadas y convincentes. Porque un líder tiene que hacer frente al futuro, no desacreditarlo. Mantener nuestra misión como un bien común. No confundir los medios con los fines. Nuestro propósito tiene que estar en todo lo que hacemos para ser creíbles. Los hechos tienen que hablar por nosotros.

Saldremos vencedores de cualquier situación nueva o cambiante, en la medida en la que nuestra capacidad de adaptación nos lo permita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s