Una emprendedora de éxito: La taza reversible (C’UP)

 

 

Anuncios

Definición de Equipo

Un equipo puede formarse en el trabajo, en el deporte, para el ocio,… En todos y cada uno de los casos, un equipo es un conjunto humano integrado por personas diversas por su carácter, reacciones, formación y habilidades. Todo esto enriquece al equipo, pero puede ser también fuente de roces y de dificultades. Hay que tener siempre presente esto y esforzarse por armonizar la diversidad con la magnanimidad y la generosidad.

Un juego para reclutar a los mejores

Ponerse en la piel de un director de Marketing del sudeste asiático y analizar los mercados locales de diez países de la zona para un futuro lanzamiento de styling de L’Oréal Paris sin moverse de casa es el reto que L´Oréal lanza a través de Brandstorm 2013 a estudiantes de más de 45 países.

Este juego internacional de reclutamiento, forma parte de una estrategia internacional del área de Recursos Humanos de L’Oréal, que busca motivar la creatividad entre los estudiantes y encontrar nuevos talentos.
Con Brandstorm 2013, los estudiantes obtienen experiencia profesional y pedagógica, con la que tienen la oportunidad de pasar de la teoría a la práctica, siempre con el respaldo de una multinacional. Además, cada año, entre 150 y 200 estudiantes consiguen un empleo en L’Oréal gracias a Brandstorm.

Beneficios de los programas de “Outplacement”

El Outplacement es un programa que algunas empresas suelen conceder a la persona despedida.

El proceso consta de 4 fases:

  • Apoyo psicológico y emocional para ayudar a la persona a superar ese trance de no saber hacia dónde ir.
  • Análisis de los puntos fuertes y débiles de esa persona, y de las oportunidades que ofrece el mercado, para saber dónde podemos encajar.
  • Proceso formativo para reducir las carencias encontradas, además de una formación propia para la búsqueda de empleo (creación de CV, entrevistas, negociación).
  • Seguimiento temporal para ver si se han alcanzado o no los objetivos fijados.

Siguiendo este entrenamiento, las personas consiguen superar de forma más rápida el trauma de haber sido despedidos, encuentran con mayor rapidez una salida y un nuevo empleo adecuado a sus intereses y capacitación, además de ver aumentada su autoestima y quizás, incluso, descubran nuevos horizontes profesionales.

Estos son los beneficios que pueden tener los empleados sometidos a este tipo de programas. Y a las empresas, ¿les beneficia de algún modo poner este tipo de herramienta a disposición de los trabajadores a los que ha despedido?

Para las organizaciones, llevar a cabo un programa de Outplacement supone, en cierto modo, una técnica de marketing, ya que les ayuda a potenciar una buena imagen pública de la empresa, demuestra su sensibilidad social y preocupación por el futuro profesional de los empleados y se preserva un buen clima laboral, ya que los trabajadores que permanecen en la compañía ven el trato que se da a sus compañeros despedidos.

Viendo las ventajas que tiene esta herramienta, todas las organizaciones deberían de contar con este tipo de programas, y en caso de que la empresa no lo pusiera a disposición de los empleados, sería conveniente evaluar la posibilidad de que la persona lo pagara de su bolsillo.

Permiso de Maternidad/Paternidad

Leyendo la noticia referente a la ampliación de los permisos por maternidad y paternidad en Noruega, nos damos cuenta de las grandes diferencias que existen en este aspecto con respecto a España y nos surge la duda de si estaremos equivocados con respecto a este tema y si debería de ser algo a revisar.

En España el subsidio total por maternidad es de 16 semanas, sin embargo, en Noruega se está estudiando la posibilidad de pasar de 47 semanas a 49, y en el caso del permiso por paternidad se pasará de 12 semanas a 14.

Se puede ampliar el permiso por maternidad sin que esto afecte al desarrollo profesional de la persona?
En España existe una idea preconcebida sobre la importancia del presencialismo en el puesto de trabajo para ser productivos y crecer profesionalmente. Quizás por esto los permisos para poder disfrutar del hecho de ser padres sean tan reducidos en comparación con países como Noruega.

Es cierto que pasar un largo lapso de tiempo alejado de las tareas y funciones de tu puesto de trabajo puede traducirse en una menor productividad cuando regresas a la rutina diaria, sin embargo, vivimos en una época en la que la tecnología forma parte de nuestra vida diaria y podemos ponerla a nuestra disposición para que esto no ocurra.

Cuando disfrutas de tu permiso por maternidad o paternidad no tienes por qué estar aislado de todo lo demás. Las empresas podrían poner de su parte para que estas personas no se sintiesen fuera de lugar una vez que regresan a su puesto de trabajo. Para ello, una buena idea sería mantener informado al trabajador o trabajadora, enviándoles Newsletter o correos electrónicos haciendo referencia a los nuevos proyectos que surgen en la empresa, de las novedades que puedan ser relevantes para el desarrollo del mismo, cambios, etc.

Pero también es importante que la propia persona se mantenga informada por su cuenta sobre cambios que surgen en el ámbito profesional de su empresa o en el sector para no acabar “descolgado” de las novedades que puedan tener lugar y que una vez que vuelva a su puesto de trabajo no sea tan difícil adaptarse de nuevo a sus tareas y funciones, para esto, Internet puede ser una herramienta imprescindible.

Existen otras opciones, como proponer el teletrabajo como método de trabajo para aquellas personas que acaban de ser padres y que quieren disfrutar de ese momento sin dejar de lado su carrera profesional, o crear redes sociales internas que permitan al trabajador estar conectado con sus compañeros y compartir información y novedades, lo que facilitará el hecho de mantenerse actualizado y al tanto de todo lo que ocurre en la organización.

Si se ampliase el permiso por maternidad, querrían hombres y mujeres disfrutar del mismo?, pensarían que estar tanto tiempo alejados del mercado laboral podría suponer un hándicap para el desarrollo de su carrera profesional?, pueden las empresas proponer métodos de trabajo que ayuden a la conciliación?
Todas estas y muchas preguntas más quedan para la reflexión.

Una sonrisa, por favor

Los asuntos serios han de ser tratados seriamente: con atención hacia los argumentos, con el deseo sincero de encontrar soluciones.

A veces, el argumento presenta escondites complejos. No resulta fácil encontrar salidas. El corazón y la mente se sienten presionados, inquietos. ¿Qué hacer? ¿Cómo salir adelante ante un problema grave, ante un asunto complejo?

De repente, una sonrisa oportuna puede no sólo regalarnos unos instantes de paz, sino devolver energías para ver las cosas de manera diferente. No es una sonrisa irónica que parece más un insulto de desprecio que un gesto de distensión, sino una sonrisa auténtica que descansa y que ayuda a descansar, que nace de la simpatía y genera simpatías.

Demasiada seriedad agota. La sonrisa sana no sólo genera hormonas gratificantes (según dicen algunos especialistas), sino sobre todo un espíritu distendido y una mente más abierta.

El corazón descansa brevemente. Los ojos miran con nuevo fulgor asuntos difíciles. Surgen incluso palabras más amables, que suplantan las que antes dirigíamos con dureza hacia otras personas.

Sigo de camino en este día luminoso u oscuro, que promete lluvia o que inquieta a todos con vientos oscurecidos por el polvo. Pequeñas o grandes situaciones enturbian el alma: la tensión por no encontrar dónde estacionar el coche, las prisas para llegar a tiempo al trabajo, la inquietud ante los apagones intermitentes de la luz…

Más allá de todo lo que pase, con una sonrisa sencilla, amable, buena, podremos ver las cosas y las personas con más ilusión y esperanza; lo cual es especialmente urgente en un mundo como el nuestro, lleno de prisas y de angustias, y hambriento de corazones positivos y de rostros sonrientes, que transmiten esa verdadera alegría que surge de lo más profundo de nuestro interior, la profundidad que puso Dios en nosotros al nacer y que a menudo, sin saberlo, insistimos en ocultar o negar.