“Titulitis”, no gracias

En un mercado laboral sumamente competitivo, los eternos listados de cursos, másteres y seminarios en el currículo ya no son la clave a la hora de encontrar un puesto de trabajo. La diferencia está en las aptitudes: el liderazgo, el pensamiento crítico, la productividad… Conceptos que aunque suenen ambiguos u abstractos, demuestran el ‘buen hacer’ del nuevo trabajador. Un trabajador que debido a la revolución tecnológica se ve obligado a mantener un aprendizaje continuo, a tener una necesaria capacidad de adaptación constante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s