Cómo ser un eficiente y profesional tele-trabajador

1. Desayuna

Pon tu despertador a una hora razonable para que te dé tiempo a tomar un buen desayuno antes de engancharte al ordenador, ¿o acaso verías normal estar en la mesa de tu oficina con un tazón de cereales? Levántate de la cama y toma un buen desayuno que te ayude a estar a tono durante toda la mañana. Con esto, descartamos unos fideos instantáneos o la comida china que nos sobró la noche anterior.

2. ¡Quítate el pijama!

De acuerdo, es tentador quedarse todo el día en pijama, pero con el tiempo, una imagen desaliñada conseguirá afectar a tu ánimo y tu autoestima. Ponerte algo de ropa limpia y formal te ayudará a sentirte mejor y a ser más productivo. Tampoco olvides peinarte y asearte, igual que lo harías para ir a la oficina. Aunque no lo creas, estar seguro con tu apariencia influirá en tu seguridad cuando hables con clientes por teléfono.

3. Muéstrate disponible

No queremos que nadie piense que pasamos la mañana enganchados a la televisión o cambiando pañales. Para ello, debes esforzarte por estar siempre disponible y conectado. Descarga Skype, Join.me, y algún sistema de teléfono virtual como Grasshopper, sincroniza el correo electrónico de tu trabajo con tu teléfono móvil y manténte siempre en contacto con los clientes y superiores. Si no llegas a contestar una llamada a tu móvil o tardas varios minutos en contestar a un correo, podrían pensar que estás aprovechando para echarte una siesta, y no queremos eso.

4. Organiza tu día

Para conseguir alcanzar la máxima productividad, es necesario programar el trabajo a lo largo del día y realizar listas de lo que tenemos que hacer. Por ejemplo, puedes dedicar las dos primeras horas de la mañana a revisar tu correo electrónico y responder a las consultas de los clientes; y una hora antes de comer podría ser un buen momento para revisar el presupuesto y llevar la contabilidad.

Fija cada día los objetivos que pretendes lograr al final de la jornada, y prémiate a ti mismo si consigues cumplir todos ellos a tiempo. Esto es especialmente necesario si estás administrando tu propio negocio.

5. Establece una zona de trabajo

No importa lo pequeño que sea tu apartamento, escoger una zona y establecerla como lugar de trabajo te ayudará a sentirte más profesional. Si tienes la suerte de contar con una oficina, estudio o habitación exclusiva para ello, cierra la puerta y asegúrate de que el resto de personas con las que vivas sepan que no deben molestarte. Si únicamente dispones de un salón multiusos, elige una zona determinada. Cerca de la ventana, para aprovechar mejor la luz, es un buen lugar. Intenta escoger un sitio donde el timbre y el teléfono molesten lo mínimo posible. De esta manera, cuando alguien te vea en ese lugar, sabrá que no es buen momento para molestar.

6. Sal a la calle

El hecho de que trabajes en casa no significa que debas estar encerrado todo el día. Organízate y busca un momento para salir a caminar unos minutos al día. Aprovecha para salir a la calle cuando tengas que hacer una llamada y así respirar un poco de aire fresco. Te sentirás más tranquilo y relajado.

Y tú, ¿trabajas desde casa? ¿tienes en cuenta estos consejos?

La Biblia como ayuda para la gestión empresarial

El mundo de los negocios ha sido extremamente competente en el marketing de cada uno de los meses del año, comenzando con el año nuevo, el carnaval, el día de S.Valentín, Semana Santa, día de la madre, día del padre, día del niño, vacaciones de verano y finalmente Navidad, la fiesta magna del occidente cristiano. A pesar de que el objetivo mayor sea el lucro, esas promociones acaban generando empleos, aumentando la masa salarial y mejorando la calidad de vida de las personas.

Sabemos que el progreso material del mundo ha sido fantástico. Por eso resultan todavía más desalentadores los índices de evolución en términos de relación interpersonal. ¿Un ejemplo? Un reciente estudio de OIT (Organización Internacional del Trabajo) revela que la violencia en el ambiente de trabajo, incluyendo prepotencia, acoso sexual y agresión física, puede estar costando entre 0,5% y 3,5% del PIB, en absentismo, permisos médicos y pérdida de productividad. Los daños psicológicos pueden ser irreparables. Los descubrimientos científicos y las innovaciones tecnológicas han permitido llevar al hombre hasta las profundidades del océano y dejar la huella de sus pies en la luna, pero todavía han sido insuficientes para que el ser humano supere su mayor desafío: amar al prójimo como a sí mismo.

La lectura de la Biblia por parte de dirigentes y funcionarios en las empresas es una excelente oportunidad para reflexionar sobre el capital y el trabajo, lo económico y lo social, el prejuicio y el respeto, el poder, la instrucción y la educación, lo material y lo espiritual, el éxito y la felicidad, lo individual y lo colectivo, la razón y el corazón, en fin entre trabajar y trabajar con agrado.
Estos deben despertar nuestra percepción hacia valores subyacentes, que deben agregar mejorías en el clima organizacional de las empresas, del ambiente familiar y del índice de desarrollo humano de las naciones. La armonía entre lo material y lo espiritual forma parte de la coexistencia pacífica entre los pueblos.

Para la clase empresarial la espiritualidad puede formar parte del planeamiento estratégico de la organización, haciendo que exista un plano de acción que incentive el intercambio de información y experiencias sobre el tema entre sus dirigentes y funcionarios. Misión, visión, valores morales y normas de procedimiento contenidos en la Biblia contribuirán a que las empresas logren la excelencia en la gestión. Los principios de responsabilidad social, actualmente de moda en la gerencia, cómo motivar a las personas, ejemplos de liderazgo, trabajo en equipo, descentralización del poder, comunicación, entrenamiento, y hasta procesos operacionales y administrativos para la normalización están contenidos en ese Libro Sagrado. El desarrollo del marketing religioso interno incentivará la adhesión (voluntaria) de las personas. Investigaciones, lecturas, reflexiones y estudios sobre las virtudes morales y teologales, proverbios, crónicas, oraciones, salmos y parábolas son fuentes inagotables de saber y de equilibrio emocional.

Ya que la ignorancia es la causa principal de la pobreza, nunca está por demás una relectura sobre lo que es la educación: Proceso de desarrollo de la capacidad física, intelectual y moral del niño y del ser humano en general, promoviendo su mejor integración individual y social.

El equilibrio armónico entre la capacitación técnica, la habilidad ecléctica y la conducta ética forman la infraestructura de sustentación de una sociedad más justa económica y socialmente.

Ya que vivimos en la era del conocimiento, nada más estratégico y emprendedor que la inclusión de la espiritualidad en la gestión de las empresas, lo que nos lleva a creer que, si leyéramos, reflexionáramos y experimentásemos las enseñanzas contenidas en la Biblia, seríamos mucho más felices y, de paso, mucho más prósperos.

El uso de las redes sociales en la Empresa

La firma de soluciones de recursos humanos Cezanne HR, ha elaborado unas claves para hacer de
las redes sociales el mejor aliado interno para la gestión de la plantilla:

1.Son instrumentos que se usan a diario y los empleados las esperan en el trabajo. Si la empresa no
construye una red social, ellos crearán su estrategia para dejarse oír.

2.Facilitan el acceso a la inteligencia colectiva y el trabajo colaborativo.

3.Forman grupos de personas con intereses y objetivos comunes. Hacer equipo ayuda a comprometerse
con éstos.

4.Impulsan la generación de ideas innovadoras porque compartir favorece la creatividad y el entusiasmo.

5.Imprimen rapidez de respuesta, agilizan procesos y facilitan los contactos e identificación de quiénes
deben tomar las decisiones oportunas en momentos concretos.

6.Fomentan la autoformación porque permiten que los trabajadores accedan a ella cómo y cuándo lo
precisen.

7.Comunicarse de manera instantánea evita conflictos y malentendidos.

8.Ayudan a construir relaciones. Los nuevos empleados pueden acortar su periodo de adaptación.
Estrecha lazos y genera confianza.

9.La interacción aporta nuevas perspectivas sobre la organización de los negocios.

10.Actúan como un gran altavoz. Opinar libremente permite atajar problemas y generar un mejor clima
laboral.

Necesitamos una nueva Economía

Lo que voy a decir seguramente resulte “políticamente incorrecto”, pero lo cierto es que hace falta una economía de mercado destinada a la economía de la persona, no a la de los monopolios. La economía actual manifiesta el rostro más agresivo de las personas. Con la competitividad creciente y globalizada, la economía se convierte en el rostro más agresivo del hombre frente al otro.

Nos hemos acostumbrado a ver como muchas fortunas se hacen desde la pura especulación del dinero, enriqueciéndose rápidamente, jugando en bolsa, moviendo acciones, enviando los beneficios a paraísos fiscales, buscando cifras de crecimiento espectaculares cada año,… y no generando riqueza, creando puestos de trabajo, reinvirtiendo en el negocio para generar riqueza, fomentando la participación de los empleados como partes imprescindibles, cuidando de la sociedad que compone la empresa y a cuantos viven de su producción, sean fábricas o servicios, contemplar el trabajo como un valor para la persona y no para las arcas,… Vivimos una economía que está demostrando como estalla en la cara de quien así la gestiona.

A menudo leemos cómo las empresas hacen gala de una responsabilidad social interna que quizás buscan el provecho y la imagen en vez de una responsabilidad social diferenciada. Esta no debería estar dirigida únicamente hacia el medio ambiente, si no también hacia la sociedad, fuera y dentro de las empresas, hacia los justos intereses de empleados, clientes y proveedores.

Quiás suene idealista, pero la demostración de la necesidad de un cambio de timón, es patente y clara. Es momento de que desde todos los ámbitos aboguemos por una humanización real de la economía y de las empresas, que no abandone la libre competencia ni la vocación empresarial, pero que busque como principio fundamental el bien común.

Rio Drac