Si quieres seguir activo a los 50…

Si tienes más de 30 años y tienes la aspiración de seguir activo pasados los 50, empieza ahora a hacerte estas preguntas:

  • Qué me hará valioso a los 50?
  • Qué podré aportar que no pueda aportar un joven de 30 años que posiblemente cobrará menos que yo?
  • Cómo estoy al día de lo que ocurre a mi alrededor y es relevante?
  • Qué tal me manejo con la tecnología, internet, redes sociales, herramientas de colaboración online y tecnologías de la comunicación e información en general (TIC)?
  • Qué tal hablo ingles, otros idiomas relevantes?
  • Qué estoy estudiando, aprendiendo en estos momentos y qué me aportará para el futuro?
  • Cómo me tomo, deseo y/o tolero el cambio?
  • Cómo soy de innovador y creativo?
  • Qué sé de las tendencias y desarrollos que se están produciendo en el mundo?
  • Y finalmente, si tuviese que contratar a alguien en mi puesto, cómo sería?, cuánto me parezco a esa persona que yo mismo contrataría?

Comenzando por las dos primeras preguntas, podríamos hacer una reflexión y darnos cuenta de que llevamos más de una década inmersos en el siglo XXI. Hace sólo 13 años no existía Facebook ni otras redes sociales, no había smartphones, si tenías un teléfono móvil, probablemente sería un dispositivo “solo para hablar”; no existía la Wikipedia (la enciclopedia digital de referencia era Encarta), nos preocupaba el efecto 2000, China era una promesa y pocos sabíamos que iba a ser una superpotencia económica; empezaba a subir el precio de los pisos, empezábamos a hablar de las energías renovables, etc.
Piensa en cómo ha cambiado el mundo en sólo una década. Cómo has cambiado o te has adaptado tú?

 

Anuncios

La contratación de profesionales por proyecto o por necesidad ocasional

El escenario laboral de los “gigonomics” se basa en la contratación de profesionales según las necesidades concretas de la empresa en un momento dado, lo que lleva a la desaparición de la relación laboral a lo largo de los años y se centra en una colaboración a corto o medio plazo, según la duración del proyecto para el que la empresa haya contratado los servicios de esta persona.

El compromiso entre empresa-trabajador se debilita, la actividad profesional se ejerce de forma discontinua y se hace imprescindible contar con una buena red de contactos profesionales, donde las redes sociales y profesionales se convierten en una herramienta muy útil para la gestión y mantenimiento de estos contactos que pueden ser el punto clave para conseguir la colaboración en un proyecto.

Conceptos como el marketing personal o personal branding se presentan necesarios en este escenario de “gigonomics”, puesto que estos profesionales deben ser capaces de comunicar al mundo sus logros, capacidades y vender su trabajo como especialistas, además de contar qué es aquello que lo diferencia de los demás y por qué tienen que contratarle.
Las redes sociales pueden ser el punto de partida para llevar a cabo esta estrategia de comunicación y marketing, ya que a través de estas pueden llegar a un gran número de personas que pueden estar interesadas en su trabajo.