Dos campos a cultivar

Me aventuro en la agricultura personal.
Existen dos clases de campos: uno es el campo de Dios, el otro el del hombre.
El hombre tiene su propio dominio; también Dios tiene el suyo. El dominio del hombre es la tierra; el dominio de Dios es el alma del hombre.
Si cultivas tu tierra y no cultivas tu alma solamente pondrás en orden tu propiedad, y dejar sin cultivar la de Dios significa quedar a medio camino. El cultivo de ambas son necesarias para ahora y para el “futuro”.

Follow my blog with Bloglovin

 

Anuncios

Motivar a tu equipo

Para inspirar a las personas y a los equipos es fundamental emocionarse con lo que uno hace, no rendirse y ver en los fracasos la manera de aprender para no cometer errores en los próximos intentos.Así los directivos deben generar ilusión entre las personas que tienen a cargo, para que éstas le sigan y se comprometan con sus ideas o sus organizaciones.

Follow my blog with Bloglovin

 

La falta de conciliación y la pérdida de la planificación

El trabajo interfiere cada vez más en la vida familiar, siendo más frecuente tener que atender asuntos laborales cuando se está fuera de la oficina.
Además de esta creciente intromisión en el tiempo personal, la expectativa de que los profesionales estén siempre comprobando su correo electrónico o en el chat, está dañando la propia metodología e, incluso, la imagen de algunos negocios.
Esta permanente conexión al trabajo provoca que el 78% de los trabajadores tenga que adaptarse frecuentemente a los cambios de última hora de sus superiores y se pierda en muchas ocasiones el valor de la planificación.

Fuente: Regus

Un favor

La timidez no es mas que un límite que te impones duramente. a veces es una virtud, otras un terrible impedimento. A través de una tímida mirada, hay hombres y mujeres que, ocultándose y sintiendo que no son nada, resultan un punto en el universo, sí, pero con una luz tan brillante como para iluminar a los demás. Personas que no escapan de su reducido espacio por miedo a sentir, y fuera de su casa y su trabajo, es inimaginable para ellos asomar un pié sin salir escaldado, tal es su sensibilidad. Hay muchos millones de personas en el mundo, puntos indetectables, que forman una gran luz; si una se va, el mundo cambia su color, si una de ellas se oculta, el mundo se desvanece un poquito. Cada uno brillamos de una manera, de un color, de una intensidad, y al final, quien menos se atreve a mostrarse, es quien más cuota aporta al mundo. Pensando que estamos aquí para algo más que comer, beber y dormir, se busca algo indeterminado y se entrega algo determinado y yo te pido que no tengas miedo, la vida es un camino con senderos infinitos, subidas y bajadas, caídas y nubes, Nunca se nos dijo que trotar era fácil y el precio de la libertad es un vértigo a cara de perro, la soledad ya la salvaste y es tu amiga. Eres muy importante y ya has creado un mundo interior tan grande, que puedes regalarnos una buena dosis de la belleza que no puede fotografiarse…haznos el favor a todos.

Gracias, A.E. Pérez