Dos campos a cultivar

Me aventuro en la agricultura personal.
Existen dos clases de campos: uno es el campo de Dios, el otro el del hombre.
El hombre tiene su propio dominio; también Dios tiene el suyo. El dominio del hombre es la tierra; el dominio de Dios es el alma del hombre.
Si cultivas tu tierra y no cultivas tu alma solamente pondrás en orden tu propiedad, y dejar sin cultivar la de Dios significa quedar a medio camino. El cultivo de ambas son necesarias para ahora y para el “futuro”.

Follow my blog with Bloglovin

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s