Los oscuros lugares del entendimiento y del saber

A veces nos obstinamos en intentar convencer al otro, o instruir bajo nuestro criterio y bajo la batuta de la fuerza o nuestra posición de poder.

También olvidamos que cada uno vive su mundo, un mundo del que no puede, no quiere o le cuesta salir, y nuestros intentos de persuadirle a menudo chocan con su resistencia natural de su personalidad o condicionamientos.

Y es que no, no se puede sacar la oscuridad de un cuarto a patadas, solo se puede abrir la ventana para que entre luz.

Merece la pena el libro de Peter Kinsley, En los oscuros lugares del saber:

“No se nos ha dicho que, en las mismas raíces de la civilización occidental, reside una tradición espiritual. Hay que pagar un precio para entrar en contacto con esta tradición. Siempre hay que pagar un precio, y, precisamente porque nadie ha querido pagarlo, las cosas están como están. El precio no ha cambiado: somos nosotros mismos, nuestra voluntad de ser transformados. Solo sirve eso, no puede ser menos.

No podemos apartarnos y mirar. No podemos distanciarnos porque precisamente nosotros somos el ingrediente que falta. Sin nosotros, las palabras solo son palabras. Y esta tradición no existió para edificar o entretener, ni siquiera para inspirar; existió para devolver al hombre a sus raíces.

A muchos nos preocupa la extinción de todas las especies que el mundo occidental está exterminando. Pero casi nadie se da cuenta de lo más extraordinario de todo: de la extinción de nuestro conocimiento de lo que somos”.

  

 

Anuncios

Cómo cambiar

Para que se produzca un cambio, es necesario pasar por cuatro etapas:

  1. Sufrimiento (fricción) es difícil cambiar cuando estamos cómodos. Se necesita que haya una molestia, una fricción, un problema, un sufrimiento.
  2. Discernimiento es la etapa en la que hay que darse cuenta de qué es lo que hay que cambiar y de la necesidad de hacerlo.
  3. Voluntad (intención más acciones) tener ganas de cambiar y actuar para hacerlo.
  4. Y cambio duradero cambiando los hábitos.

How People Change, de Allen Wheelis

Creatividad

A veces me encuentro seco de ideas. Camino por el desierto y, en mi búsqueda, encuentro un pozo donde beber, calmar mi sed, un oasis en el que encuentro lo que necesito: Creatividad.

Las ideas surgen de experiencias y conocimientos, del camino recorrido, que voy viviendo, sintiendo; convertidas en creatividad, en momentos de iluminación… eureka!

En el fogón que se ha transformado mi mente, mezclo ideas, combino experiencias, pongo colores, música, los sentidos tiran de la cuádriga…la cocina de la creatividad esta en marcha, la inspiración entra en escena!

Me dispongo a introducirme en esos momentos donde la nada es el espacio en blanco, sin sonidos o imágenes que vengan de otros medios, para que mi parte inconsciente pueda comunicase con la parte que todo lo ve, escucha y razona.

Comprobado: Se libera la mente de prejuicios cuando me dejo llevar por la luz que proviene de atender a las ideas diferentes de otros, estar abierto a entender, a compartir y colaborar; y entonces, cuando lo suyo y lo mío se juntan, “algo” actúa y CREA.

Y después de la felicidad de crear, tenga la idea éxito o no, sé que habrá que seguir buscando, intentándolo, pues toda creación acabará mezclándose con otra que eclosionará en otra, y esta en otra, y otra…

Aquí, unos vídeos explicativos sobre la importancia de encontrar el momento para la creatividad propiciada por la conexión, el intercambio de ideas, la colaboración:

Female company president: “I’m sorry to all the mothers I worked with”

Fortune

I still am embarrassed by this memory. Five years ago I walked into an office on the twenty-fifth floor of the Manhattan headquarters of Time Inc. (which owns Fortune.) I was there to meet with Time.com’s then managing editor and pitch a partnership idea, but once I took a seat and surveyed the endless photos of her small children spread across the airy space, I decided this editor was too much of a mother to follow up on the idea.

I still went through with my proposal, but I walked out sure I would never talk to her again. She wasn’t the first and only mother whose work ethic I silently slandered. As a manager at The Huffington Post and then The Washington Post in my mid-twenties, I committed a long list of infractions against mothers or said nothing while I saw others do the same.

  • I secretly…

Ver la entrada original 1.474 palabras más

Sonríe!

“Lo primero que alguien ve de ti cuando se acerca es tu sonrisa. Ella es como la luz de un piloto encendido. Si está activada, tanto si quieres emitirlo como si no, el mensaje que da sobre ti es: soy afable, receptivo, me intereso por ti, quiero conocerte, no soy peligroso. Soy alguien que te interesa conocer.

Si está apagada, hasta cuando sea una representación completamente falsa, incluso injusta, de quien tú eres, casi sin tu permiso, dirá sobre ti: soy frío, distante, no me gustan las confianzas, no quiero nada de ti y no esperes gran cosa de mí. Recuerda que dará ese mensaje sobre ti tanto si tú lo deseas como si no.

Es posible invertir esa impresión inicial negativa con sucesivas conversaciones, pero ya estarás un paso más lejos de conseguirlo. Y viceversa. Sonreír no sólo predispone al resto hacia ti, sino que te predispone a ti hacia el resto. El mero gesto de sonreír desencadena una serie de reacciones en otros y sobre todo en ti que son el detonante de un ambiente positivo.

Si consigues sonreír incluso cuando por dentro estás decaído, estarás activando un arrastre que en cuestión de minutos te sacará de ese estado.”

😊😊😊