¿Organizar personas?

A menudo se escucha en las empresas la necesidad de organizar a las personas que allí trabajan, en vez de organizar estructuras o puestos.

Y a pesar de la insistencia y empeño en conseguir organizar a las personas, cuesta reconocer que en la empresa como en la vida solamente hay tres cosas que pueden organizarse: el tiempo, el espacio y el trabajo. Y por tanto sólo se puede organizar el trabajo que hacen esas personas.

Todo intento de organizar a las personas, en lugar de su trabajo, conduce exactamente a lo contrario de lo que se supone que la organización ha de lograr. En lugar de orden, genera caos. En lugar de facilitar las cosas, las complica. En lugar de eficiencia, genera aburrimiento. En lugar de flexibilidad, genera burocracia. En lugar de espacio, genera confinamiento.