Distribuye tu tiempo equilibradamente

Invertir en las distintas parcelas de tu hogar, que eres tú mismo, es fundamental para que no se derrumbre (para que no te derrumbes): La parcela de la vida personal, la de la vida laboral, la de tu salud, y la de tu vida espiritual.

Decía Immanuel Kant: No inviertas todo tu tiempo en un solo esfuerzo, porque cada cosa requiere su tiempo.

El saber necesita de un proceso

Al saber no se llega bien cenado, es preciso tener un caos dentro para engendrar una estrella fugaz (sólo lo que duele enseña). Además, no siempre se sabe decir lo que se sabe, no se sabe del todo lo que se quiere decir; con frecuencia, tengo algo que decir, pero no sé del todo qué, ni cómo. La sabiduría es como las luciérnagas, necesita las tinieblas para brillar. En última instancia, el entendimiento alumbra como las velas, derramando lágrimas. Y no hay saber que no tenga 99% de transpiración y 1% de inspiración.

Carlos Díaz