La empresa y su obligada contribución a la mejora social

Según conclusiones aportadas por el Barómetro Edelman de Confianza 2016, nos indica que el 80% de los encuestados acerca del valor de la reputación y los intangibles en el contexto económico actual afirman que una compañía debe contribuir a una mejora de las condiciones sociales y económicas del entorno donde opera, además de sus propios beneficios económicos.

Estableciendo una comparativa a modo individual, las personas interactuamos unas con otras y reconocemos una serie de acciones y comportamientos que nos transmiten sensaciones tan humanas como la confianza, lealtad, honestidad o el espíritu de pertenencia. Las compañías y organizaciones no están exentas de dichas valoraciones y juicios por parte de sus consumidores, inversores y accionistas, adquiriendo de tal forma dicha “capacidad humana”.La gestión por parte de los consejos de administración y directivos de la citada capacidad, y su información a través del denominado reporting no financiero, se antoja clave en el desarrollo de las empresas en un contexto económico en el cual se demanda una mayor responsabilidad empresarial.

Fuente: KPMG

Anuncios

¿Cuánto cobraré al jubilarme?

¿Cuánto cobraré de pensión al jubilarme? ¿Será suficiente o tendré que ahorrar antes para lograr una hucha suficiente? Quien más quien menos se ha hecho alguna vez estas preguntas sin tener muy claras las respuestas.

Es prácticamente imposible conocer la prestación que podrá cobrar un joven que hoy inicie su carrera laboral y cuya fecha de jubilación puede tardar más de tres décadas en llegar. Cuanto más lejos quede ese momento más difícil es realizar una aproximación y viceversa.

Los gobiernos han aplicado el denominado factor de sostenibilidad que se traduce en un recorte de la pensión que paga el Estado. En España estos cambios han recortado en ocho puntos porcentuales la tasa de sustitución que mide el porcentaje que representa la prestación de la Seguridad Social respecto al último salario. Este indicador ha pasado de una media del 81% al 73%.

Quienes tengan unos ingresos más modestos durante su vida en activo notarán menos el paso a la jubilación, al menos desde el punto de vista económico.

Una persona de treinta años con unos ingresos anuales de 20.000 euros necesitará cubrir todos los años un desfase de 5.946 euros para alcanzar una pensión similar a su último salario, según el estudio de estimaciones realizado por Cajamar para EXPANSIÓN. Para ello, deberá ahorrar 874 euros anuales, si obtiene una rentabilidad media anual del 4% ó 1.544 euros si esta ganancia es del 2%.

Si esta misma persona tuviera unos ingresos de 80.000 euros, su desfase entre el último sueldo y la pensión se multiplica por 21 y llegaría a 127.131 euros. Su esfuerzo de ahorro sería de 33.027 euros cada año, con una rentabilidad del 2%, y de 18.704 euros si logra el 4%.

Para los más mayores, el tiempo juega en contra. Un trabajador con sesenta años y unos ingresos de 20.000 euros, se encontrará con una diferencia anual de 1.293 euros entre su última nómina y su pensión. Para cubrir esta brecha necesitaría 4.688 euros (al 2%) ó 3.699 (al 4%), según los cálculos de Cajamar.

En el supuesto de que esta misma persona tuviera unos ingresos anuales de 60.000 euros su ahorro necesario se dispararía a 108.479 euros anuales con una rentabilidad del 2% y al 85.603 euros con un 4%.

Conclusiones
“Como conclusión del estudio podemos afirmar que, si no se sensibiliza la sociedad en empezar pronto a ahorrar para su jubilación, cuando se decida, será demasiado tarde”.

El informe de Cajamar pone de relieve que en los casos de mayores rentas, el esfuerzo ahorrador necesario supera la aportación máxima de 8.000 euros anuales que se puede hacer a planes de pensiones, de forma que para cubrir las necesidades al cien por cien habría que contratar otros productos financieros señalan en Cajamar.

A esto se une “la actual situación de tipos de interés a la baja, que impide una rápida capitalización a corto plazo”.

La rentabilidad obtenida por el ahorro es una de las claves para acumular una hucha suficiente.

Fuente: Expansión

La competitividad de España

La gestión de talento es en 2016 uno de las claves económicas y sociales de mayor importancia mundial y que más cambios está sufriendo. A día de hoy existen más de 200 millones de personas en el mundo que se encuentran en situación de desempleo y el 47 % de los puestos de trabajo corren peligro debido a la creciente sofisticación de la automatización.

A la vez que se plantea este problema las pirámides de población aportan más retos ya que nos encontramos ante una población cada vez más envejecida. Se prevé que, para el año 2030, las generaciones más jóvenes se habrán reducido en un 50% y las de más de 65 años constituirán el grupo de población que crezca más rápidamente, lo que dará lugar a una escasez de mano de obra en países como Alemania (10 millones), Brasil (40,9 millones) y China (24,5 millones).

El ranking de la competitividad

El tercer Índice de Competitividad por el Competitividad por el Talento Global GTCI, elaborado por Adecco, revela que  los países euroepeos ocupan los primeros puestos, con 16 de ellos entre los 25 primeros. Solo tres de las diez primeras posiciones las ocupan países de otros continentes: Singapur, Estados Unidos y Canadá en la segunda, cuarta y novena posición, respectivamente. El ranking está liderado una vez más por Suiza.

España, con una media de todas las variables analizadas de adas de 52,51 puntos (+1,26 puntos más que un año atrás), ocupa el puesto 36 del ranking de 109 países analizados por el GTCI, y reduce su distancia con la media general a 4,98 puntos (en 2015 era de con la media general a 4,98 puntos (en 2015 era de más de 6 puntos por debajo). Además, se encuentra entre los países clasificados como de renta elevada (datos del Banco Mundial).

Inmediatamente por encima de España figuran países como Lituania (35), Chile (34), Portugal (33), Chipre (32) y Hungría (31). En cambio, nuestro país figura por delante de otras naciones como Corea del Sur (37), Polonia (38), Barbados (39), Costa Rica (40) e Italia (41).

En el grupo de competidores europeos de España (consta de 17 países de renta elevada), Italia es el más parecido en términos de tamaño y nivel de PIB per cápita. España obtiene una puntuación en el GTCI ligeramente superior y esta es muy similar también a la de la vecina Portugal. En cambio, España se coloca por debajo de otros países de renta elevada de Europa Occidental como Alemania, Francia, Bélgica o los Países Nórdicos.

En palabras de Alain Dehaze, CEO del Grupo Adecco, durante la presentación del informe que ha tenido lugar en la ciudad suiza de Davos: “El mundo del trabajo está cambiando más rápido que nunca y aporta, tanto grandes oportunidades, como retos. A medida que avanzan las tendencias de digitalización y de envejecimiento, el GTCI confirma la gran importancia que tiene la movilidad del talento a la hora de impulsar la competitividad y de equilibrar los excedentes y las carencias de facultades en el mundo”.

“Los países líderes en talento demuestran que, para atraer al talento, los gobiernos deben invertir en educación y en conocimiento, así como reducir la burocracia y simplificar los mercados laborales. Los empleadores deberían acoger la movilidad de talentos, invertir en hiperconectividad para capitalizar la tecnología, sacar provecho de las oportunidades que ofrece la economía mundial y crear empleos”, ha concluido el CEO de Adecco.

Es por esto que, hoy más que nunca, compañías y directivos están poniendo el foco en establecer cambios para mejorar la empresa y están especialmente preocupados por retener y cultivar el talento preocupados por retener y cultivar el talento

más valioso de sus compañías para mantener el ritmo más valioso de sus compañías de sus competidores o consolidar su liderazgo.

Feliz 2016… de tendencias!

Estas son las tendencias de empleo que Infoempleo detecta para este año 2016:

1. Convivencia intergeneracional. Actualmente hay cuatro generaciones trabajando juntas. Aunar esfuerzos y tratar de que las diferencias entre ellos sean reconciliables es uno de los grandes desafíos. La fórmula del éxito consistirá en grandes dosis de comunicación para gestionar esa diversidad y en combinar adecuadamente experiencia e innovación.

2. Tecnología y Big Data.  El uso de los datos también se empleará dentro de los departamentos de recursos humanos  para mejorar los procesos, analizar el rendimiento de los trabajadores y para realizar una correcta toma de decisiones.  No sólo se trabajará en base a lo subjetivo sino que habrá una buena base de datos que ayuden a optimizar el  funcionamiento actual de las plantillas.

3. Formación continua. Se seguirá la senda del aprendizaje social, que se apoya en los múltiples recursos y  plataformas en abierto que ofrecen conocimiento de manera gratuita. A los profesionales se les exige contar con  habilidades y aptitudes que no necesariamente forman parte de su formación. Por eso desde RRHH será necesario  ayudar a los empleados a potenciar su actualización constante de conocimientos.

4. Aumento de los trabajadores externos. El número de trabajadores que forman parte de una compañía va en  descenso. Se avanza hacia la externalización de proyectos, por lo que el reto será la gestión de equipos compuestos por  estos dos tipos. Trabajar en trasmitir la cultura y los valores y hacerles partícipes de los objetivos de la empresa, son  dos de las principales misiones durante este próximo año.

5. Nuevos procesos. Los espacios físicos se diluyen. Ya no se trabaja de manera exclusiva en la oficina sino que  muchas empresas comienzan a tener más presencia en la nube y apuestan por la digitalización de todos los procesos.  Se apostará por una creciente flexibilidad en cuanto a horarios y lugares de trabajo, con el objetivo de ayudar a una  mayor conciliación personal y profesional, uno de los aspectos más demandados por los empleados.

– See more at: http://www.motivacionymas.com/las-tendencias-del-empleo-en-2016/?utm_source=mym&utm_medium=newsletter070116_RRHH&utm_campaign=mascuota#sthash.dq64u9kq.dpuf

La gestión por objetivos en la empresa, ¿realmente funciona?

Los procesos de gestión de objetivos y evaluación del trabajo en las empresas españolas están muy desprestigiados, según el estudio realizado por MRC International Training y la consultora Watch&Act. La encuesta Pulse Survey “Percepción del proceso de gestión de objetivos y evaluación del desempeño en España” ha sido realizada a más de 1.200 trabajadores (40% empleados, 40% mandos intermedios y 20% Altos Directivos) de 108 empresas españolas de diferentes sectores, tamaños y comportamientos y niveles de crecimiento que, pese a sus diferencias, arrojan resultados concluyentemente coincidentes.

Ver más

La economía colaborativa

Jeremy Rifkin es un escritor, sociólogo y economista norteamericano. En su obra “La sociedad de coste marginal cero”, avisa de la creciente importancia de la economía colaborativa o sharing economy que ya representa entre un 10% y en 15% en países como EE. UU., Alemania, Holanda, o Francia, entre otros.

El argumento del ensayo investiga sobre el impacto de las tecnologías en la economía. Nos hallamos ante una Tercera Revolución Industrial en donde el centro es el Internet de las cosas, el que ha revolucionado la comunicación, la información y la movilidad.

Apuesto por la economía colaborativa, la del bien común, aquella en la que las alianzas para conseguir un mismo objetivo es la razón de la empresa y el negocio.

La sociedad de coste marginal cero