Se buscan Pioneros para los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecen una visión clara para un futuro sostenible y abren la puerta a una nueva era para las empresas. Pacto Mundial busca Pioneros en los ODS; personas que contribuyen a alcanzar uno o más de los ODS, mientras que también contribuyen al éxito empresarial.Un grupo de selección externo de stakeholders que representan a los sectores público, privado y sin fines de lucro seleccionará a los candidatos e identificará hasta diez Pioneros en ODS. Los ganadores de esta promoción serán anunciados y conocidos en el Leaders Summit de Global Compact que se celebra el 21 de septiembre de 2017 en Nueva York. Recibirán visibilidad y reconocimiento durante todo el año por sus esfuerzos y logros en el avance de los ODS.

En 2016 se eligió la primera promoción de los Pioneros, edición en la que se recibieron más de 600 candidaturas de 100 países. Global Compact seleccionó a diez Pioneros en ODS de diversas regiones del mundo que mostraron cómo las empresas pueden ser una fuerza para el cambio positivo.

La búsqueda de la promoción 2017 de los Pioneros se acaba de abrir y las personas u organizaciones pueden presentarse hasta el día 26 de mayo. Este año se introducen novedades, que hacen referencia a los candidatos elegibles y al modo de concurrir. Las formas de optar a convertirse en Pionero en ODS pueden partir de dos tipos de candidaturas:

  • Autocandidaturas. Si quieres postularte a ti mismo, hazlo a través de este link.
  • Nominar a otra persona. Se pueden señalar a personas de cualquier nivel de la organización, a través de este link.

Global Compact entiende los Pioneros en ODS como personas que trabajan en cualquier nivel de una empresa y están haciendo un trabajo excepcional a la hora de emprender acciones en temas de desarrollo sostenible a través de su propia empresa o movilizando otras empresas para hacerlo. Miembros de las organizaciones del Pacto Mundial a nivel internacional de cualquier nivel son elegibles para este distintivo. Esto incluye a empleados de empresas firmantes del Pacto, miembros de la junta directiva o de filiales de estas empresas.

Anuncios

Salta a tus sueños

  “Los sueños, los deseos, tienen algo parecido a esta escena. Hay un momento en el que para alcanzarlos tienes que saltar, tienes que separarte del suelo para poder llegar a ellos. Ese instante, o ese tiempo, te produce vértigo, te puede paralizar el miedo o sencillamente el deseo puede que no tenga tanta fuerza como para saltar y correr el riesgo de fracasar, de darte un buen golpe. Pero si no saltas, nunca lo alcanzarás.

El suelo son nuestras seguridades, lo conocido, lo que ya tenemos. El suelo es nuestra realidad. No tiene sentido vivir como si no existiera, esa es la actitud del escéptico.  

 Renegar del suelo que nos sostiene es vivir maldiciendo nuestra realidad no aceptándola. Cuanta amargura, y cuanto cansancio se acumulan por esta incapacidad para conocer el suelo que pisamos, por negarnos a aceptar la realidad, le echamos la culpa al empedrado por no aceptar que somos nosotros (y nuestras limitaciones) los que no conseguimos caminar con entereza en la vida. El que no acepta el suelo por el que pisa no puede saltar, nunca será lo suficientemente plano, nunca será el momento oportuno o nunca estarán las cosas suficientemente claras. El que no acepta su realidad no puede pretender otra distinta, nunca puede llegar a su destino el que no ha empezado el camino.

Otros, sin embargo, siguen tan pegados al suelo (realistas se dicen) que es imposible para ellos saltar, o soñar, que es lo mismo. La realidad para ellos es como el asfalto en los días calurosos de verano: se te pega en los zapatos. Están tan atrapados en el presente, son tan equilibrados y prudentes que no hay nada que les conmueva lo suficiente como para intentar saltar, soñar, quiero decir. Para estos el deseo tiene que ser algo tan estructurado, claro, definido, preciso, que obviamente, ya no es un deseo sino una obligación. Y entonces sí, entonces se asume como otra carga más de la vida. El sobrepeso hace que nuestros pies se peguen un poco más en el asfalto, pero a esto lo llamamos sensatez.       

Cuando uno no se lamenta del suelo que pisa, al contrario, cuando uno vive agradecido por cada tramo del camino. Cuando eres consciente de tus limitaciones, pero pisas con la confianza del que sabe que la vida está llena de nuevas de posibilidades, de metas que todavía no has superado, de encuentros que todavía no se han producido, de llamadas a las que no has respondido, entonces es posible descubrir el deseo que tira de ti. El deseo que te invita a saltar, perdón a soñar, desde lo conocido a lo nuevo. Un nuevo proyecto, un nuevo compromiso, una nueva amistad; y están, por supuesto, los momentos del riesgo, y del hormigueo en el estómago. Pero también está la serena confianza de que podemos y queremos saltar. No al vacío, sino al encuentro. 

Es curioso, han pasado años, pero cada vez que me encuentro en un momento así siento un regusto salado en los labios.”

Leído de un autor que desconozco pero necesario compartir.

 

La crisis como primer escalón

“Con 15 años me sentía en crisis porque mi cuerpo me pedía volar, pero mi entorno me encadenaba al suelo. Unos meses después emprendía rumbo a EE.UU. para ver mundo y absorber experiencias como una esponja absorbe el agua. Con 18 años tenía callos en las manos de cortar el césped en residencias de gente adinerada y los pies hinchados tras turnos de 12 horas repartiendo pizzas los fines de semana, para poder pagarme los altísimos costes de la formación universitaria en Virginia. Un tiempo después de la frustración de sentirme desaprovechado, era la persona más joven del equipo policial que protagonizaba importantes redadas en la zona de Washington trabajando como intérprete para la policía, la DEA (agencia antidroga estadounidense) y el FBI. Unos años más tarde volvería a tener la misma sensación de desaprovechamiento trabajando como traductor simultáneo en España. Yo quería crear, y a un traductor se le paga por no hacerlo. Ser traductor es ejercer un trabajo digno y que además puede ser muy enriquecedor, pero el día que dejas de hacerlo no se te echa de menos. Si no lo haces tú, lo puede hacer otra persona.

Yo me moría por aportar valor al mundo y no sentir que estaba dando 10 cuando sabía que podía dar 100. Esa sensación, siempre que la he tenido, ha sido la crisis que dio pie al esplendor posterior. Poco después de sentirme frustrado como intérprete, nacía 8Belts.com y miles de personas conseguían hablar chino en menos de 8 meses gracias a ello. En todos los casos, solo hubo éxito porque antes hubo crisis.

Pocos periodos han hecho más por el desarrollo humano que las épocas de crisis.

Si nos diesen a elegir entre estar medianamente mal (renqueantes) y estar fatal (en crisis), casi todos elegiríamos lo primero.

Pero entre ambas situaciones, ésa es precisamente la más peligrosa.

Cuando estás renqueante, la insatisfacción no ha tocado fondo, y no tocar fondo es equivalente a no hacer nada para mejorar, porque la situación, aún siendo difícil, sigue siendo llevadera.

Esto es lo que yo llamo vivir en la penumbra: tener una vida gris en la que no es de día ni de noche, no hace ni calor ni frío, y que precisamente por no estar en el extremo negro, puede alargarse indefinidamente en el tiempo. Eso es lo realmente peligroso. En cambio, las crisis que tanto tememos son más territorio amigo que enemigo. Son insostenibles y eso las convierte en trampolines hacia el éxito, ya que precisamente por suponer una situación intolerable, hacemos lo necesario para ponerle fin y producir el cambio que conduce al periodo de bonanza.”

Recogido del libro “Los 88 peldaños del éxito”

Arriesgar para crecer

Si es un tesoro significa que es algo excepcional y único, y que se encuentra un paso más allá de donde la población está dispuesta a llegar, ya que los mayores premios suelen estar alejados de las masas.

El peor de todos los riesgos es el de no correr ninguno.

Dejar la familia atrás para irse a vivir a un país diferente siempre es un paso difícil. Si ese país está al otro lado del Atlántico y además no tienes a un solo conocido allí que te pueda ayudar, el paso no da vértigo, sino miedo. En mi caso esa decisión la tomé con 15 años, por lo que irme a EE.UU. con esa edad y sin ninguna compañía, directamente se transformó en pánico. Pero… a la victoria nunca se llega apostando por no perder, sino apostando por ganar.

De la decisión de ir a EE.UU. no me interesa tanto la decisión en sí como su antesala, y de ésta, un aspecto por encima de todos: las noches que pasé sin dormir pensando en si estaba loco por dar un paso así. Me interesa el miedo que sentía y cómo me enfrenté a él, ya que son un calco exacto de lo que sentirás tú cuando busques tus propios tesoros.

Durante mil noches le di mil vueltas a las mismas mil preguntas. ¿Qué pasa si me sale mal?, ¿qué pasa si mi nostalgia me supera? ¿Qué ocurre si tengo un problema? ¿Qué sucede si no soy capaz de afrontarlo yo solo? ¿Qué pasa si…?

Esas preguntas me carcomían. Son las herramientas del miedo. Si el miedo es un pulpo, las dudas son sus tentáculos.

Como toda persona que se enfrenta a una disyuntiva, elaboré mi balanza con su plato derecho y su plato izquierdo, mi lista de pros y contras, pero al cabo de varios meses, cuando mi plazo para decidir se agotaba, mi disyuntiva solo había crecido. Lejos de haberse desequilibrado, el empate entre los argumentos a favor y en contra, se había hecho mayor.

Quedarme en Fisterra suponía seguridad, confort, tener el amparo de mi familia, permanecer en el nido. En definitiva, no sufrir.

Con la monotonía no se sufre.

Irme implicaba enfrentarme al riesgo, superar peligros, inevitablemente encajar golpes (seguro que a veces muy duros), pero también descubrir tesoros y vivir experiencias y emociones únicas.

Sin el riesgo no se crece.

Un día, tras una de mis noches desvelado, dirimí mi disyuntiva:

Me di cuenta de que ningún pájaro ha nacido para quedarse en su nido.

Y llegué a la conclusión de que quedarme era vivir días cuya valoración era un cúmulo decincos, mientras que irme supondría vivir días cuya valoración sería un cúmulo dediecesyceros, y que aunque 5+5+5+5 fuese equivalente a 10+0+10+0, yo prefería apostar por lo segundo.

Es preferible a veces bueno y a veces malo que siempre regular.

Del libro “Los 88 Peldaños del Éxito”

Dedicado a los que toman decisiones y arriesgan.

La bicicleta como retribución flexible

Con este manifiesto, Grass Roots quiere concienciar al Ministerio de Hacienda de los beneficios del uso de la bicicleta como transporte en el entorno laboral, convirtiendo este vehículo en uno de los productos que se ofrecen dentro de la retribución flexible. Este modelo no sería solamente un estímulo muy fuerte para el uso de la bicicleta, sino que también se impulsaría la industria relacionada con ella, se mejoraría el medio ambiente y se ahorrarían costes administrativos.

Por todo lo que exponemos a continuación, solicitamos al Ministerio de Hacienda que dote de un marco legal y administrativo a la adquisición de bicicletas como medio de transporte para acudir al centro de trabajo dentro del concepto de la retribución flexible y se sume a las medidas ya existentes que favorezcan su utilización:

MOTIVOS / ¿POR QUÉ HACERLO?

1) Reduce notablemente el gasto sanitario en el caso del trabajador, ayuda a mejorar la condición física y reduce el absentismo laboral. El estrés es la gran enfermedad que ha azotado a los españoles debido a la crisis económica de los últimos años y el ejercicio físico es un gran antídoto para paliarla. El absentismo laboral en España se sitúa en una media de 11,4 días por trabajador y año; el uso de la bicicleta podría reducir ese absentismo en un 20%

2) Supone una importante reducción de emisiones de CO2. Se ahorraría una tonelada de C02 anual por cada tres ciudadanos que utilizasen la bicicleta como medio de transporte. Si el 15% de los madrileños utilizase este vehículo, se ahorraría el equivalente a las emisiones de una ciudad con 100.000 habitantes, como son por ejemplo Lugo, Girona, Cáceres o Pontevedra. La bicicleta, además de aportar beneficios al sistema cardiovascular, contribuye a crear ciudades más limpias y menos contaminadas, beneficiando no sólo a los usuarios de estos vehículos, sino al conjunto de la ciudadanía. Esta iniciativa supone una notable reducción de atascos y del tráfico en general y también de ruido para las ciudades generando riqueza (carriles bici, tiendas…)

3) Revierte en la activación de economía general, no sólo por la venta directa que generaría también más empleo, sino por la compra de accesorios y artículos de mantenimiento en tiendas locales, sin olvidar la construcción de carriles-bici. Un aumento del 20% en el uso de bicicletas supondría una inyección económica para España de 500 millones de euros.

4) Para las empresas es un nuevo beneficio que pueden ofrecer a sus empleados sin coste adicional. Favorecen la mejora de la salud física y mental de los empleados y además, tienen ventajas adicionales como el ahorro de espacio parking.

5) Los trabajadores se ahorrarían un porcentaje importante en el precio de la bicicleta que es la parte que correspondería al IRPF. El ahorro depende de diferentes factores como la banda salarial del empleado y su situación personal. Podemos utilizar como referencia que la tasa de IRPF es, de media, entre el 15% y el 20%. El empleado se ahorra este porcentaje del precio de la bicicleta sin que esta retribución flexible tenga impacto en la cotización de la Seguridad Social. Por supuesto, los empleados pueden disfrutar de este incentivo todos los días del año, no únicamente en el entorno laboral sino también en su tiempo de ocio, no necesariamente restringiendo su uso para ir a trabajar. Adicionalmente, las empresas comprometidas con este proyecto podrían ofertar al empleado la financiación completa de la bicicleta. Es decir, adelantarían el importe de la bicicleta y después se descontarían en plazos todos los meses.

6) Es una inversión positiva para la Administración Pública. Por un lado, aunque se reduzca el porcentaje de los impuestos recaudados por el IRPF, ingresaría el IVA correspondiente por la compra de la bici (21%). Si además las ventas de este producto aumentan (ya que se trata de una medida de estímulo), esta cantidad recaudada será cada mayor.

EL MODO / ¿CÓMO HACERLO?

1. La ley de la retribución flexible tiene que permitir, dentro de los productos ofrecidos, la compra de una bicicleta para ir al trabajo. Algunas ciudades como Madrid ya permitan el ticket de transporte público, de este modo, supondría únicamente un ajuste, añadiendo la bicicleta como medio de transporte.
2. Las empresas pueden ofrecerlo a sus trabajadores y no supone ningún coste.
3. Las empresas comunican la oferta a sus empleados. Todo el proceso sería online a través de una plataforma que facilitaría la participación de la empresa, independientemente de su tamaño y estructura.
4. El empleado elige la bicicleta en una tienda asociada y pide a través de la plataforma el código para hacer la compra.
5. La empresa recibe a través de la plataforma la información y la indicación sobre cómo debería ajustar la nómina y el IRPF del empleado
6. El empleado elije la bicicleta, sin hacer ningún desembolso.
7. El negocio local recibe su pago inmediato.

Leer más aquí

¿Desempleado y mayor de 45 años?

Siete de cada diez parados mayores de 45 años llevan más de un año en el desempleo, según un estudio de la Fundación Adecco en el que se pone de manifiesto que el paro estructural o de larga duración se está convirtiendo en un “mal crónico” en la sociedad española.

En concreto, el informe revela que el 47% de los parados mayores de 45 años lleva más de dos años en el desempleo y el 23% busca empleo desde hace más de un año. De esta forma, la tasa de paro de larga duración de los mayores de 45 años se sitúa en el 70%, casi catorce puntos por encima de la del resto de la población española (56,3%).

La cifra de parados de más de 45 años se ha disparado un 138% desde el inicio de la crisis, hasta sumar ya casi dos millones de desempleados (1.978.586). De esta forma, los parados mayores de 45 años suponen cuatro de cada diez desempleados de España.

Algo más de la mitad de los parados de larga duración son hombres (53%), con estudios técnicos (32,4%), que se encuentran en paro tras perder su empleo anterior (94%).

El director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, ha explicado que el paro de larga duración afecta más a hombres que a mujeres por su concentración en los sectores más castigados por la crisis, como la construcción o la automoción.

“Se quedan en paro tras numerosos años en la misma empresa y la crisis, así como su falta de práctica en la búsqueda de empleo y la desactualización de conocimientos, lastran sus oportunidades laborales”, precisa Mesonero.

En cuanto a los parados mayores de 45 años, Adecco explica que el perfil se corresponde con el de una mujer (52,3%), de 48 años, con responsabilidades familiares, estudios técnicos y en paro porque perdió su empleo anterior.

“EMIGRAR NO ES SÓLO COSA DE JÓVENES”

Según una encuesta realizada por la Fundación Adecco a 2.500 parados mayores de 45 años que están buscando empleo, casi la mitad cree que tardará más de un año en volver al mercado laboral y sólo el 6,3% piensa que encontrará ocupación en menos de un mes.

El 54% de los encuestados considera que su edad madura es la principal responsable de su situación de paro, mientras que el 46% creen que la crisis está afectando a todos por igual.

En cualquier caso, los parados mayores de 45 años están cada más dispuestos a montar su propio negocio o a buscarse la vida fuera de España. Así, el 30,8% de los encuestados dice haberse planteado poner un negocio propio (el 3,5% ya está en ello y el 27,3% no lo descarta a futuro), mientras que el mismo porcentaje afirma haberlo pensado, pero no se ha decidido porque faltan ayudas a los emprendedores.

Asimismo, el informe pone de manifiesto que “emigrar ya no es sólo cosa de jóvenes”. A pesar de sus responsabilidades familiares, un tercio de los parados mayores de 45 años piensa que tendrán que salir fuera a trabajar ante la falta de oportunidades laborales en España (un 13,8% lo ve muy probable y un 19,3% bastante probable).

La Fundación Adecco realiza en su informe una serie de recomendaciones a los desempleados mayores de 45 años, entre ellos la apuesta que deben hacer por reciclarse profesionalmente; conocimientos en nuevas tecnologías; darse de alta en las redes sociales, y mantener una actitud positiva.

Emprendelandia

Emprendelandia, es una plataforma de crowdfunding para ayudar a poner en marcha negocios de emprendedores y startups. Se trata de un proyecto donde aquellos emprendedores con una idea de negocio que necesitan financiación puedan publicar su idea y recibir aportaciones de personas que aportan una cantidad de dinero, desde 5 euros hasta 1.500, y a cambio de ese apoyo reciben una recompensa no monetaria.

Los proyectos se publican durante 60 días. Pasado ese tiempo, si se ha recaudado la cantidad solicitada se recoge el dinero de las cuentas de los colaboradores y se hace la transferencia al emprendedor. Si el proyecto no llega a recaudar la cantidad solicitada en los 60 días, no hay ningún movimiento de dinero, de modo que no hay ningún coste para ninguna de las partes

La idea surgió como respuesta a la dificultad (o imposibilidad) de acceder a las fuentes tradicionales de financiación pública o privada.