Profesionales de 50 años en busca de empleo

Los profesionales que han ocupado puestos de relevancia en las organizaciones y han llegado a los 50 años, pueden encontrarse buscando un empleo debido a la crisis y a los recortes. Situación por otro lado creciente motivada por la contratación de mano de obra barata y menos cualificada (eso sí, con interés por aprender) con el fin de reducir costes dentro de las empresas.

En la mayoría de los casos el mercado puede ofrecer alternativas a estos profesionales pero a menudo se trata de posiciones de menor nivel y responsabilidad de las que han tenido hasta el momento, porque esas empresas desconfían de su estabilidad e implicación a medio plazo, olvidando que a estos a estos gerentes y directivos en la cincuentena:

  • Les preocupa especialmente la estabilidad del nuevo proyecto además de su desarrollo futuro en la empresa.
  • Son flexibles en las condiciones laborales del nuevo proyecto. Están abiertos a la movilidad geográfica y a reducir inicialmente su retribución si es necesario.
  • Se adaptan mejor a culturas empresariales diferentes. Han vivido en entornos muy dispares.
  • Son leales al proyecto y más resistentes a situaciones complicadas y periodos de dificultad.
  • Su actitud es más serena y templada por la perspectiva del tiempo y la experiencia.
  • Su visión de las situaciones de negocio es madura y ponderada, alejada de extremos y maximalismos. Son realistas. Saben que la clave del éxito es el esfuerzo continuado.
  • Están acostumbrados y plenamente integrados en el uso intensivo de las nuevas tecnologías en la empresa actual.
  • Están curtidos por más de 20 años de experiencia profesional. Han participado y extraído lecciones prácticas de periodos muy diversos en la vida de las empresas: creación, crecimiento, consolidación, expansión y contracción.
  • Tienen una visión amplia de la empresa y del negocio, más allá de su área o especialidad.
  • Pueden colaborar en la consolidación de los miembros más jóvenes del equipo, sobre los que pueden ejercer una pedagogía muy positiva.
  • Tienen muchas relaciones profesionales en distintos sectores y zonas geográficas. Esta red de contactos puede ser muy útil en su nuevo trabajo.
  • Son discretos y no critican. Dan su opinión si se la piden y pueden acabar siendo buenos asesores de los más jóvenes

Por tanto, si a pesar de su conocimiento y potencial, a las empresas no les interesa este perfil dentro de sus organizaciones, por qué no contrartarles a tiempo parcial, por proyecto?

Por qué los gobiernos en vez de penalizar a los emprendedores, no ayudan suficientemente a estos profesionales a ser quienes tomen las riendas de la creación de nuevos negocios que desarrollen el tejido productivo y creen empleo?

Por tanto, si te ves reflejado en este post:

Experienciaté
Disfruta de lo que tienes. Úsala, muéstrala, y convierte este activo en el principal capital de tu nueva empresa. Eso sí, no lo conviertas todo al modo experiencia, no seas el “abuelo cebolleta”, no cimientes tu proyecto en contar tus experiencias. Por más que sepas, hay un mundo por descubrir.

Muestra Curiosidad Prudente
Abrirse a nuevas experiencias, aprender de nuevo, salir, explorar, conocer, sobre todo personas que hasta este momento jamás pensaste que estarían en tu entorno vital y profesional. Eso sí, hazlo con la prudencia que proporciona la experiencia, o no, total.

Escuchar
Pide consejo, déjate asesorar. No pienses que tienes el pasaporte lleno de visas que te permiten pasar por todas las casillas sin pagar peaje. En muchas ocasiones escuchar es muy difícil para los que disfrutan de mucha experiencia vital, haz una prueba, si cuando está hablando otro ya estás preparando una réplica o un argumento contrario, piénsalo dos veces… No quieres escuchar.

Abraza las nuevas tecnologías
Piensa, nunca es tarde para nada, bueno tal vez para todo no, pero no sirve al “espíritu emprendedor” eso de “yo ya estoy mayor para estas cosas”. Internet y las nuevas tecnologías de comunicación (Social Media) te darán muchas más opciones de las que puedas pensar, de las que seguro teníamos hace unos años.

Ofrece más que pide
Si, si, como lo lees. ¿Pero cómo si es un negocio? ¿Tengo que ganar dinero? Cierto, y deberás crear tu plan de negocio. Pero este debe contener el valor de “ofrecer” más que el de “pedir”. Si ofreces un producto que rezuma talento con experiencia, súmale la opción de ser fuerte en su confianza. La opción de ofrecer más que pedir, da el sentido de confianza a lo que haces.

Anuncios

Líderes y motivación

En la actualidad, uno de los principales asuntos abordados en casi todas las organizaciones es el liderazgo y la motivación que los líderes pueden generar en sus equipos, como una energía adicional que ayudará a las personas y a las empresas, como complemento de la parte económica y de beneficios.

No basta con tener una gerencia de Recursos Humanos abierta y con excelentes planes de carrera y buenas remuneraciones. Se necesita un líder que haga que la gente se sienta motivada y comprometida, cercano a su grupo de trabajo, que hable su mismo idioma, que pueda interactuar en varios niveles de la organización, que sea respetado y escuchado.

En las empresas es fácil encontrar empleados que cuentan que sus líderes se muestran muchas veces abiertos, pero esto no significa que les escuchen, y mucho menos que resuelvan sus inquietudes. Suelen parecer más preocupados por los resultados que espera la compañía que por lo que necesita la gente para producir esos resultados.

Ese tiempo básico que deben tomarse para escuchar, alentar y motivar a su gente viene dándose muy poco por la rutina vertiginosa de la vida diaria. El cansancio, el estrés y la falta de comunicación van por una vereda, y la motivación y el liderazgo van por otra. La gente que se encuentra bien liderada y motivada, estará muy entusiasmada y comprometida. Incluso en casos en los que algunos empleados, no del todo conformes con su remuneración, hablaban de los valores de la organización y su equipo. Al contrario que en otros supuestos de trabajadores bien pagados pero que viven en un ambiente hostil, de poca contención y preocupación por ellos mismos.

ESCUCHA, RESPETO y COMPRENSION

Dar cabida al lado humano y afectuoso, la compresión por los problemas del otro incluyendo los que tienen que ver con su vida personal, entender a las otras generaciones y su propio idioma, poder crear un ambiente adecuado en el que reine el buen trato y los buenos modos al actuar y comunicarse, son características claves de un buen líder.

También es muy importante guiar a las personas que trabajan con nosotros a lograr un buen equilibrio entre la vida personal y la vida laboral. No hay que pensar que todos pueden hacerlo naturalmente y entender si la situación les desborda en algún momento.

En el caso de que las personas del equipo sean mayores, debemos respetarlas y aprender de su experiencia. En el caso de los jóvenes que entran en una empresa hoy, muchas veces pasan años hasta que definen cuál es su lugar, y tener un soporte, un guía que los acompañe en ese camino, será lo mejor que les pueda pasar; impactará muy positivamente en ellos y en el resultado de sus objetivos.

El liderazgo comienza justo cuando un gerente se preocupa por cada uno de los integrantes de su equipo, más que por él mismo. Como consecuencia de ello, la gente les reconocerá y se comprometerá más allá de las condiciones preestablecidas por la empresa. Si las organizaciones forman líderes, lo ideal sería poner especial énfasis en formarlos con alta capacidad de escucha, en potenciar su lado más humano y así se asegurarán los mejores resultados.

Tipos de empleados del futuro (cercano)

Bye bye empleado fijo, hola empleado por proyectos

Los empleos fijos van a terminar siendo una especie en vías de extinción. Las empresas tienen la necesidad de ajustar sus estructuras a las necesidades organizativas, y éstas son cada vez más impredecibles y poco planificadas. Ese hecho va a hacer que empiecen a sugir empleados que se vinculen a las empresas por un tiempo determinado y por proyectos concretos, de tal manera que a la finalización de éstos dejarán de estar vincluados a la empresa. Y todo ello sin que suponga un drama no seguir vincluado a la empresa. Al final se normalizará el que los empleados entren y salgan de las empresas en función de los proyectos. Por supuesto eso significará un reto importante para los Departamentos de RRHH que necesitaremos gestionar de forma adecuada el compromiso y la vinculación de estas personas mientras dure el proyecto así como la colaboración con el resto de los empleados.

Empleado conectado versus empleado desconectado

Las redes sociales se convertirán en algo habitual en las empresas hasta el punto de que las redes sociales corporativas sustituirán a los actuales medios de comunicación, como el email, ya que facilitarán el intercambio de conocimientos y la interacción entre todos los miembros de la organizaión. Las empresas empezarán a ser conscientes de las ventajas de las redes sociales, y buscarán empleados que tengan actividad en las mismas para que puedan aportar aire fresco e ideas nuevas a la empresa.

El empleado y su marca personal

Los empleados empezarán a ser cada vez más conscientes de la importancia de su propia marca personal y de una adecuada gestión de la misma. Eso implica que, tanto si los empleados están vincluados a una empresa por proyectos como si forman parte de la estructura de ésta, realizarán una gestión proactiva de su marca personal,trabajando de forma activa en la difusión de la misma.

Nuevos empleados para nuevos empleos

Si tenemos en cuenta que hasta hace 5 años había empleos que ni siquiera sabíamos que podían existir, como desarrollador IOS o Android, es fácilmente entendible que dentro de unos pocos años aparecerán nuevos empleos que hoy por hoy no podemos ni imaginar. Evidentemente es imposible prever qué tipo de empleos surgirán a 5 años vista pero sí podemos anticipar que tendrán que ver con la tecnología y las redes sociales. Es por ello que el manejo de las redes sociales resultará crucial.

Empleado polivalente y flexible

Al empleado del futuro se le pedirá que sea polivalente, que domine varias áreas y no sólo las de su especialidad. Eso implica que muchos de nosotros necesitaremos ampliar nuestros conocimientos para poder conocer diferentes áreas de la empresa. Se acabaron los “reinos de taifas” y empezaremos a hablar de “comunidades” dentro de las empresas donde la palabra habitual será “compartir”. La flexibilidad será algo habitual y los empleados necesitaremos ser capaces de adaptarnos a las necesidades de las empresas.

La formación será responsabilidad de cada uno de nosotros

Las empresas seguirán inviertiendo en formación pero eso no quita para que los empleados asumamos de forma directa la resposabilidad de estar actualizados en nuestra área de conocimiento. Dado el volumen de información existente en la red resultará impensable que los empleados no las utilicemos para actualizar y poner al día nuestros conocimientos. Es lo que se denomina EPA(entorno personal de aprendizaje).

Empleados Emocionalmente Inteligentes

En estos entornos tan cambiantes y a la vez, poco predecibles, será necesario que los empleados tengamos altos niveles de inteligencia emocional que nos permitan responder de forma efectiva a los desafios laborales. A pesar de la importancia de las redes sociales y la tecnología, las personas serán el centro de las políticas de las empresas. “Ocúpate de tus empleados que ya se ocuparon ellos de tus resultados” podría ser el leit-motiv de las empresas del futuro. Y eso implica atender a la parte emocional de las personas. A los empleados se les pedirá que sean capaces de empatizar con clientes, proveedores, compañeros, colaboradores….. y además que realicen una adecuada gestión de sus emociones.

 

Resumen de la ponencia de Isabel Iglesias.

Gracias, Isabel.