Coaching Grupal

El coaching grupal es una terapia revolucionaria para afrontar los problemas cotidianos de la sociedad actual como las separaciones, fallecimientos, dificultad para encontrar pareja o la dificultad para afrontar nuevos retos, y el volver a empezar en las distintas áreas como la pareja, la familia y el trabajo. A través del feedback que el individuo recibe de cada uno de sus compañeros, explora universos emocionales de una forma más natural disminuyendo la sensación de soledad y agobio frente a los problemas cotidianos.

Sabemos que el equilibrio no consiste en estar bien siempre sino en aprender a gestionar emocionalmente cada etapa de cambio vital que la vida nos pone. El coaching grupal es una metodología que ha implementado de forma pionera el Coaching Club a través de la fusión de distintas disciplinas como son la PNL, el psicodrama, la psicología,  aplicadas al coaching  y cuyo pilar  fundamental es el aprendizaje colectivo. Los beneficios se pueden sostener en el tiempo y algunos de ellos son: aprender a utilizar herramientas de gestión emocional, a superar tus creencias limitantes, a resolver tus asuntos inconclusos, a conectar y comunicarte mejor contigo mismo y con los demás.

Las técnicas grupales que desarrollamos  son una buena forma de acercamiento a tu mundo interior y a tus potencialidades, ya que está comprobado que compartir este tipo de experiencias en grupo fortalece nuestra capacidad de vincularnos sanamente. 

En el plano laboral los principales problemas que surgen tienen que ver, en parte con la insatisfacción, con la falta de motivación, o bien con la creencia limitante que reza ” no soy capaz ” Aquí, muchas veces, vemos con los clientes que no se trata de que no sean capaces de realizar tal o cual labor, sino en aprender a  diferenciar el no soy capaz del no quiero. Esto te ayuda a darte cuenta de: en qué punto de tu vida laboral estás y ver hacia dónde te quieres dirigir. En las sesiones de grupo trabajamos con lo que denominamos “ajuste creativo” que es una herramienta que te ayuda a ajustar a identificar y a superar circunstancias complejas o bien a re definir tu proyecto laboral.

Verónica Rodríguez, Directora de Coaching Club

Anuncios

La competitividad de España

La gestión de talento es en 2016 uno de las claves económicas y sociales de mayor importancia mundial y que más cambios está sufriendo. A día de hoy existen más de 200 millones de personas en el mundo que se encuentran en situación de desempleo y el 47 % de los puestos de trabajo corren peligro debido a la creciente sofisticación de la automatización.

A la vez que se plantea este problema las pirámides de población aportan más retos ya que nos encontramos ante una población cada vez más envejecida. Se prevé que, para el año 2030, las generaciones más jóvenes se habrán reducido en un 50% y las de más de 65 años constituirán el grupo de población que crezca más rápidamente, lo que dará lugar a una escasez de mano de obra en países como Alemania (10 millones), Brasil (40,9 millones) y China (24,5 millones).

El ranking de la competitividad

El tercer Índice de Competitividad por el Competitividad por el Talento Global GTCI, elaborado por Adecco, revela que  los países euroepeos ocupan los primeros puestos, con 16 de ellos entre los 25 primeros. Solo tres de las diez primeras posiciones las ocupan países de otros continentes: Singapur, Estados Unidos y Canadá en la segunda, cuarta y novena posición, respectivamente. El ranking está liderado una vez más por Suiza.

España, con una media de todas las variables analizadas de adas de 52,51 puntos (+1,26 puntos más que un año atrás), ocupa el puesto 36 del ranking de 109 países analizados por el GTCI, y reduce su distancia con la media general a 4,98 puntos (en 2015 era de con la media general a 4,98 puntos (en 2015 era de más de 6 puntos por debajo). Además, se encuentra entre los países clasificados como de renta elevada (datos del Banco Mundial).

Inmediatamente por encima de España figuran países como Lituania (35), Chile (34), Portugal (33), Chipre (32) y Hungría (31). En cambio, nuestro país figura por delante de otras naciones como Corea del Sur (37), Polonia (38), Barbados (39), Costa Rica (40) e Italia (41).

En el grupo de competidores europeos de España (consta de 17 países de renta elevada), Italia es el más parecido en términos de tamaño y nivel de PIB per cápita. España obtiene una puntuación en el GTCI ligeramente superior y esta es muy similar también a la de la vecina Portugal. En cambio, España se coloca por debajo de otros países de renta elevada de Europa Occidental como Alemania, Francia, Bélgica o los Países Nórdicos.

En palabras de Alain Dehaze, CEO del Grupo Adecco, durante la presentación del informe que ha tenido lugar en la ciudad suiza de Davos: “El mundo del trabajo está cambiando más rápido que nunca y aporta, tanto grandes oportunidades, como retos. A medida que avanzan las tendencias de digitalización y de envejecimiento, el GTCI confirma la gran importancia que tiene la movilidad del talento a la hora de impulsar la competitividad y de equilibrar los excedentes y las carencias de facultades en el mundo”.

“Los países líderes en talento demuestran que, para atraer al talento, los gobiernos deben invertir en educación y en conocimiento, así como reducir la burocracia y simplificar los mercados laborales. Los empleadores deberían acoger la movilidad de talentos, invertir en hiperconectividad para capitalizar la tecnología, sacar provecho de las oportunidades que ofrece la economía mundial y crear empleos”, ha concluido el CEO de Adecco.

Es por esto que, hoy más que nunca, compañías y directivos están poniendo el foco en establecer cambios para mejorar la empresa y están especialmente preocupados por retener y cultivar el talento preocupados por retener y cultivar el talento

más valioso de sus compañías para mantener el ritmo más valioso de sus compañías de sus competidores o consolidar su liderazgo.

El exceso, el veneno de la razón

De vez en cuando, nos topamos con gente que se excede tanto en algo comúnmente aceptado como bueno que nos encontramos con otro tipo de problema: cómo frenar el exceso de algo en principio bueno, pero que si se lleva a límites excesivos se convierte en malo. Es el defecto del exceso.

Probablemente, el límite por exceso se atraviesa cuando las personas que sienten rechazo hacia la actitud desmedida no son casos aislados sino que reflejan el sentir de la mayoría. Quevedo decía que “el exceso es el veneno de la razón”. Cuando esa actitud desproporcionada pertenece a alguien cercano, personal o profesionalmente, el mejor favor que podemos hacerle es hablar con él al respecto, de forma asertiva, para intentar “desintoxicar” su supuesta razón.

by Enrique de Mora

Voluntariado y empresa

Es necesario un cambio de actitud y mentalidad en la empresa acerca de lo que significa la acción de voluntariado por parte de sus empleados. El voluntariado es el gran desconocido de nuestra sociedad. El halo de gratuidad que le rodea hace que pase desapercibido.
En la a empresas, el que decide ser voluntario es un activista que en su tiempo libre actúa altruistamente en las causas. 

Es necesario que las empresas consideren el voluntariado de sus profesionales como parte de un beneficio para la empresa, pues con su iniciativa puede promover competencias dormidas como la motivación, el compromiso, el trabajo en equipo y el desarrollo de nuevas habilidades.

Trabajar por objetivos… y por comisiones!

El ideal siempre es el enfoque por objetivos y comisiones como un extra de proactividad que genere en los equipos una competitividad sana y deportiva, una filosofía de trabajo en equipo, y de constante superación. Buscar la mejora continua y no conformarse con llegar al objetivo mensual, anual, etc.; ser conscientes de los potenciales y posibilidades de hacer siempre más.

Trabajar por comisiones es vivir la venta y beneficios del negocio como oportunidad de ganar más dinero, enfocarse en filosofías muy comerciales y tener la vista puesta en las comisiones y en la cantidad de ventas; pero sin olvidar asumir los objetivos como una misión de nuestra vida laboral, alcanzarlos con la calidad y la rentabilidad que se espera obtener de ellos.

Empresa Responsable y Sociedad

La empresa además de buscar su rentabilidad debe usar sus recursos para servir las necesidades de la sociedad, por ejemplo creando productos y servicios que solo hagan el bien, contribuyendo a mejorar la calidad de vida, incluyendo a las poblaciones menos favorecidas en la actividad económica, ya sea produciendo productos y servicios para sus necesidades ya sea incorporándolos a la actividad productiva de la misma empresa. 

En este ámbito comienza a detectarse un movimiento desde las prácticas responsables ocasionales (donde están la mayoría), hacia las maneras como se obtienen las ganancias (donde están algunas empresas), hacia qué se hace con las ganancias para beneficio de la sociedad (donde están muy pocas).

Será un proceso lento pero necesario y definitivo hacia el futuro modus-operandi de las empresas y su implicación con la sociedad.